Cultura

Historia de la icónica Calle Larios de Málaga


Calle Larios Málaga Historia

La calle Larios cumple 130 años desde su inauguración, considerándose un eje de la vida de Málaga desde su apertura.

La calle de Larios fue diseñada por Joaquín de Rucoba y el proyectista de sus edificaciones fue Eduardo Strachan Viana-Cárdenas. Diseñó los inmuebles con esquinas redondeadas, altura que mide igual que el ancho de la calle y materiales novedosos para la época, como estructuras metálicas y alturas superiores a la tercera planta de los edificios, un diseño nuevo en urbanismo. Se ha convertido en uno de los iconos actuales de la ciudad de Málaga.

Cómo se financió su construcción

Hace 130 años la calle de Márquez de Larios constituía un símbolo de modernidad en la ciudad de Málaga. Su inauguración fue un logro que cambió la dinámica de la ciudad. Se construyó con financiamiento privado, como negocio de Márquez de Larios, quien invirtió en la obra que se convertía en novedad arquitectónica y urbanística del siglo XIX, en el mundo.

Dos millones de pesetas se invirtieron en la construcción de la calle de Larios, un monto increíble para la época, que contó con la financiación del Márquez de Larios. El Ayuntamiento le otorgó un 90% de los bonos de recaudación y la propiedad de la mayoría de las edificaciones de la calle, excepto la propiedad número 1, destinada a un negocio muy rentable.

En cuánto tiempo se construyó

La calle de Larios se construyó en un lapso de cuatro años, tres meses y doce días, una gran vía moderna y amplia que conectó al centro con Alameda y Parque. Se emprendió la construcción de la calle de Larios un 15 de mayo de 1887. Para dotar a la ciudad de Málaga de saneamiento y diseño urbano moderno, inaugurándose el 27 de agosto de 1891.

Se planificó inicialmente, con un trazado transversal de este a oeste, uniendo las calles Nueva y la Catedral, aprovechando espacios abiertos para la construcción de inmuebles. Luego se decidió por la conexión con el litoral, a petición del Márquez de Larios. Para que pasara por el Palacio de Larios, hoy la Equitativa.

Su construcción sustituyó callejuelas del antiguo diseño musulmán, como Siete Revueltas, el callejón del perro y el callejón del gato; entre otras. Se modernizó el centro, siguiendo la ruta de las calles Nueva y Alcazabilla, en sentido norte-sur, comunicando al puerto y despejando el centro de la ciudad.

Su inauguración fue un acontecimiento, la calle se recorrió con cabalgata de lujosos carruajes. Flores y peladillas fueron lanzadas a la multitud, lo que se malinterpretó y generó altercados. Hace 130 años, la calle de Larios se convirtió en centro de comercio nacional y urbanismo burgués.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *